DISCLAIMER: esta es la segunda parte de una serie de artículos que, debido a su extensión, han sido publicados de manera serial. Principalmente lo que motiva la fragmentación del contenido es tener la posibilidad de  corregirla con mayor tiempo sin dejar de aportar al blog, en fín, por comodidad. Errores y modificaciones se irán incorporando gracias a revisiones, comentarios vuestros y críticas, lo que haría cambiar algo el contenido mientras se va completando la serie. Pero la finalidad es no modificar el espíritu del artículo, sino ponerlo a disposición de quien no maneja la lengua inglesa. Gracias

LEER PRIMERA PARTE DEL ARTÍCULO

 

Captura de Block View de Amazon A9 - El primero en desarrollar un producto de las características de "Street View"

Captura de Block View de Amazon A9 – El primero en desarrollar un producto de las características de “Street View”

En el año 2005, A9.com, uno de los proyectos en tecnología de búsqueda de Amazon, dio a conocer una innovadora función llamada Vista en Bloque (Block View). Se suponía que debía ser algo así como una innovadora Paginas Amarillas donde podrías buscar el numero de teléfono o la dirección de un negocio local – así como una fotografía de su fachada. Vista en Bloques fue discontinuada apenas 20 meses después de puesta en marcha, pero no antes que Microsoft introdujera su propia version, llamada Streetside, que era en esencia idéntica, exceptuando que las fotografías de la calle y fachadas que Microsoft ofrecía se observaban a través de un marco digitalmente creado. A pesar de que las fotos eran tomadas desde cámaras montadas en el techo de un coche, eran presentadas simulando ser vistas a través del parabrisas de un coche. El resultado era un poco ¨tonto¨, pero era una solución al disgustante problema de desarrollar una nueva interface de usuario. ¿Cómo moverse dentro de un mapa de fotografías? La respuesta de Microsoft a ese problema: pues en un coche virtual.

Finalmente, Google desarrolló una interface de usuario más elegante. En lugar de representar el movimiento a lo largo de una calle como si se hojease a través de fotografías como si fuesen fotograbas de una tira de películas, como lo hacían Streetside (Microsoft) y Block View (Amazon), Google persiguió la idea de utilizar una cámara panorámica – que se convertiría más adelante el orbe verde – y utilizarlas para tomar fotografías panorámicas cada pocos metros. El efecto de pasar de una foto a la siguiente en Street View es como el de caminar por un espacio virtual.

Intefaz gráfica de Streetside de Microsoft

Intefaz gráfica de Streetside de Microsoft

Streetside de Microsoft debutó en el año 2006 representando fotográficamente partes de Seatlle y San Francisco. Street View de Google arribaría recién un año después, comenzando en cinco ciudades: San Francisco, New York, Las Vegas, Miami y Denver. Google finalmente sobrepasaría a Microsoft a través de un programa de relajamiento topográfico más agresivo. Street View está presenta ahora en 3000 ciudades en 54 países, y han ido más allá de las calles incluyendo vías de tren, rutas de senderismo, incluso ríos. El río Amazonas fue la primera sección de un río relevada, publicada el año pasado; El Támesis hizo su debut en Octubre; y el Colorado estará disponible hacia el final de este año (2013). Manifiesta Vincent: “Queremos pintar el mundo,”. Cuando le pregunto acerca de cuál es el nivel de resolución que estamos hablando, el dice, “alrededor de un pixel por pulgada”

Enhebrando fotografías tras fotografías a través de las líneas que marcan los caminos y carreteras sobre el map, Vincent y su grupo están creando, en efecto, una gran fotografía del planeta. Es un inteligente truco, quizás el próximo salto conceptual para la cartografía, pero como en la mayor parte de las cosas en las que Google gasta gran cantidad de dinero, es muy probable que sea más útil de lo que parece. Como la mayoría de las personas cuando se enfrentan por primera vez a Street View, O’Reilly lo primero que hizo fue utilizarlo para ver la foto de su casa. Fue entonces, dijo, cuando comenzó a ver el verdadero potencial de los datos colectados por Google y a imaginar mas y mas usos para el sistema.

Street View resulto ser increíblemente util para todo tipo de cosas – pero sobretodo para la creación de mapas. Hacia 2008, Google estaba listo para dejar de depender de si mismo de los datos propietarios que marcó en gran medida la primera generación de Google Maps, gracias a la expansión de su base de datos de información geográfica, que denominaron Oyster. El grupo agregó terabytes de datos en bruto catalogados por localización, en fin, todo lo que tuvieron entre manos fue agregado fue incluido. En los Estados Unidos, algunos de los mejores datos provienen de organismos gubernamentales y es gratuito: U.S. Geological Survey y los reportes del Servicio Forestal, datos de censos y similares. Además, Google compró directamente otros datos geográficos, tanto de Estados Unidos como del extranjero. Pero generalmente en la mayor parte de los países en desarrollo, simplemente no existían datos suficientemente buenos como para ser agregados al sistema, ni aún pagando cualquier precio por el mismo. Por eso, en lugares como la India, Oyster se conformó a través de trazados de poca calidad de las calles realizados sobre imágenes tomadas por satélite.

Imagen promocional de las instalaciones de Google en India dedicadas a la edición manual de Google Street View, Maps (Ver más en http://www.google.com/about/jobs/locations/hyderabad/)

Imagen promocional de las instalaciones de Google en India dedicadas a la edición manual de Google Street View, Maps (Ver más en http://www.google.com/about/jobs/locations/hyderabad/)

Crear un gran mapa a partir de cientos e incluso miles de otros mapas significa comparar cada mapa con todos los demás para alinearlos correctamente. Nunca lo hacen. Para la inclusión de detalles cruciales sobre dirección y restricciones de giro – necesarias para generar las instrucciones de conducción – ha sido tradicionalmente resuelto a través del envío de coches que condujesen esas calles en cuestión y esperar que los conductores rellenen sus reportes, en un proceso llamado verificación-en-terreno. Street View proveyó a Google con un atajo. No eran solamente grandiosos los datos de ruta provistos por el GPS de los coches para conciliar los datos del mapa, sino que las fotografías panorámicas tomadas hacían posible entrar en Street View y chequear en los alrededores información sobre las restricciones de giro. Google podría, de esta forma, verificar sobre el terreno sus datos en el espacio virtual. En Hyderabad, India, Google cuenta con una plantilla de más de 2000 ground-truthers, [una especie de prospectores-controladores] dedicados a “conducir” a través del ciberespacio todos los días, generando referencias cruzadas entre los datos geográficos y las imágenes de Street View.

Además de los operadores humanos, robots que reconocen patrones buscan en los archivos por direcciones: programas de visión-por-computadora buscan por números de casa, letreros con nombres de calles, incluso buscan la cara con gafas del Coronel Sanders – en cuyo caso marca el punto correspondiente en el mapa con una nota sobre la probabilidad de encontrarse ante una franquicia local de KFC. “Cuando comenzamos, Street View era solo una idea de Ciencia Ficción,” Dice Vicent, ” pero ahora, es la columna vertebral.”

La lluvia se precipitaba sobre las paredes calientes del cañón produciendo una vaporosa neblina que puso a todo el cañón en un ligero enfoque. Vincent volvió a llamar a la tripulación que trabajaba con la cámara: “estas panos, deberíamos conservarlas. Creo que van a quedar muy artísticas.”

Durante una misión de rutina de Street View, las imágenes arruinadas por la lluvia son rechazadas. Se instruye a los conductores de Street View a hacerlo solamente en los meses de verano, cuando el sol está alto, de manera de mantener una iluminación consistente de región en región. Si comienza a llover, deben salirse de la carretera y esperar que pase la tormenta. Pero un viaje en balsa es una cosa distinta. Además, Vincent tenía razón: la escena ante nosotros era increíblemente hermosa. Todo el mundo estaba con los ojos completamente abiertos. “Intento quemar estas imágenes en mi retina, de esa manera nunca voy a olvidar este lugar,” le dije.

Fue un momento surrealista, comprender que iba a ser capaz de mirar hacia atrás de mi propia memoria externalizada algún día. Me trajo a la memoria el escritor Jorge Luis Borges. En un cuento corto titulado “Del rigor de la ciencia”, Borges habla de  un imperio que existió hace mucho tiempo atrás donde “el arte de la cartografía logró tal perfección que el mapa de una sola provincia ocupaba  el espacio de toda una ciudad, y el mapa del imperio, toda una provincia”. En el imperio de Borges, la importancia de la alianza cartográfica creció a medida que el mapa crecía, hasta que, finalmente, el imperio quedó cubierto totalmente por el mismo mapa.

Cuando el aguacero se desvaneció, le sugerí a Vincent que había algo Borgiano acerca de este, su proyecto. Este viaje en balsa iba efectivamente chupando el Gran Cañón dentro del vasta ostra cartográfica de Google – efectivamente, sus orbes verdes estaban capturando el mundo entero. “Que pasará”, pregunté, “cuando Street View crezca hasta ser tan grande como el territorio que cubre?”.

Vincent respondió con otra pregunta: “¿Cuantas fotos necesitarías si quisieras tomar una cada 10 metros sobre toda la superficie de la tierra?”

“mmm, un googol?” conjeturé salvajamente.

“La respuesta es simple una vez que conoces cuanta superficie hay en el mundo.”

No lo sabía, así que no tenía idea de cuantas fotografías panorámicas individuales necesitaría obtener para capturar a todo el planeta dentro de Street View.

“Más de un millón de millones,” dijo, “y no estamos ni siquiera cerca”.

Vincent llegó a señalar que dos de los continentes más grandes y más poblados del mundo apenas habían sido tocados por Street View. “actualmente Africa y gran parte de Asia son grandes agujeros para nosotros”. Y las copias de Street View están surgiendo en todos los lugares donde Google no está presente. “hay tres en China, dos en Rusia, uno en Turquía, otro más en Corea y algunos otros también”. Vincent no se preocupa mucho de competidores como Microsoft, pero toma a los clones muy en serio. “Todos han copiado a la perfección nuestra interface”, dice, “Es una especie de cumplido.” ríe, pero está claro que considera este comportamiento una especie de robo. “estamos atrasados en esos lugares”, añade.

CONTINUARÁ – EN PARTE III…