No es otro de mis titulares ambiciosos

Otro de esas anotaciones donde aprovecho un análisis que ha llamado mi atención y de paso dar mi opinión sobre este interesante artículo de CoDesign hablando sobre “¿Does the US waste money on innovation?” (algo así como: ¿malgasta USA su inversión en innovación?)

El artículo presenta una impactante infografía de Grand Thorton que está repetida aquí, y realiza un análisis de esta pieza  desde un punto de vista, valga la redundancia,  tan visto en Internet: el punto de vista estadounidense.

En esta infografía, que ha dado la vuelta Internet estas últimas semanas, se interpreta la cantidad de patentes que se logran obtener por volumen de dinero invertido en investigación y desarrollo, tomando a este dato como un indicio de la capacidad o éxito de innovación de una nación. Es decir, con una investigación más eficiente se llega más rápidamente a su aplicación comercia mediante la protección industrial. En la interpretación de la infografía se intenta dar la idea que los países más innovadores son los que obtendrían esta especie de retorno de la inversión de manera más eficiente (lo cuál no está mal) pero la innovación tiene puntos en común con la educación, donde los frutos se ven a lo largo de los años y generaciones.

Sorpresas

La sorpresa inmediata es encontrarse con países que no aparecen en el imaginario colectivo como innovadores.  Entre los que mejor llevan esta situación si nos llevamos porque tienen una gran actividad en I+D+I (Investigación + Desarrollo + Innovación) y lideran la presentacion de patentes de manera notable nos encontramos con Corea (del Sur), Japón, Nueva Zelanda, Rusia, Estonia, Latvia…

This infographic by accounting firm Grant Thorton purports to show how efficient 30 different countries are at innovation. How? Simply by showing the ratio between patents granted in a country, and the total R&D expenditures there.

This infographic by accounting firm Grant Thorton purports to show how efficient 30 different countries are at innovation. How? Simply by showing the ratio between patents granted in a country, and the total R&D expenditures there.

Pero vayamos al segmento que me llamó la atención: aporta un punto de vista interno en la realidad estadounidense que explica en gran medida el por que de los resultados y esta intencion de cuantificar la capacidad innovadora de los paises a traves de la cantidad de solicitudes de patentes presentadas:

Artículo Original

Traducción aproximada de este artículo basada en mantener más el sentido del artículo que la precisión de los términos utilizados al final del texto original.

Infographic of the Day: Does the U.S. Waste Money on Innovation?

This infographic by accounting firm Grant Thorton purports to show how efficient 30 different countries are at innovation. How? Simply by showing the ratio between patents granted in a country, and the total R&D expenditures there. Thus, the bigger the box in each country, the more innovation (as measured by patents) it gets for every R&D dollar: So for the U.S. it looks really, really bad. Even though we grant more patents than any other country in the world, we also seem to simply throw money at the problem of innovation–and in the long run, that can’t be good for our own economic competitiveness. But hold on. Once you start thinking more deeply about the chart, you realize there are perhaps some more interesting things going on. And while the U.S. picture in innovation looks troubling, it’s not for the reasons you might think. Let’s start with one thing that’s probably not going on. The chart could simply be an indicator of how hard it is to get a patent in each country–if it’s harder to get a patent in the U.S. than anywhere else, of course our expenditures look like they’re less efficient. That’s because we don’t give out patents to every ridiculous new bike bell or boom box. But in actuality, the patent process for most of the countries on the list are roughly equivalent–the U.S., Western Europe, and Japan have comparable patent processes. And South Korea rejects about the same percentage of patents as we do. Let’s move on to something a bit more subtle. Note that South Korea pools its R&D into consumer electronics–and companies such as Samsung and LG are among the world’s most frequent patent filers. The U.S., meanwhile, invents a decent amount of CE technology–but we also spend ridiculous amounts of money in biotech and pharmaceuticals. These are infamously expensive to research: Unlike say, cell phones, where $1 billion in research might yield literally hundreds of patents, $1 billion in pharma research might be just enough cash to bring a single drug to market (with just a handful of patents). And the U.S. is far and away the world leader in biotech and pharma research. Is that a good thing? Absolutely not. U.S. biotech companies have long known that the lion’s share of pharma profits lie in selling innovations back into our own bloated, wasteful, and irrational health care market. Indeed, inefficiency is one reason there are huge pharma profits to be had in the U.S.: Our system frequently spends hundreds of dollars on prescriptions for new, brand-name drugs that no more effective than older ones costing pennies on the pill. Innovations raise a country’s global competitiveness only if they ultimately lead to more exported products. Spending a ton of money on drugs we sell to ourselves isn’t going to make our economy more dynamic. It’s indeed troubling that we spend so much money on research that can’t readily be turned into world-beating products. So we should worry about the chart above–but just not for the obvious reasons.

A primera vista

Así que, para los EE.UU la situación se ve muy, muy mal (refiriendose a la infografía por supuesto). Un país que a pesar de otorgar más patentes que cualquier otro país del mundo, también parecen ser los que más tiran el  dinero y no suman más que aspectos negativos a la innovación – y en el largo plazo, es una situación que no puede ser buena para nuestra competitividad económica.

A segunda vista

Pero espera. Una vez que comienzas a pensar más profundamente acerca de la infografía, te das cuenta de que hay tal vez algunas cosas más interesantes que se desarrollan de fondo. Y mientras que en la imagen, en EE.UU. el grado de innovación parece preocupante, no es por las razones que se podrían llegar a pensar.

Vamos a empezar por una cosa que es probable que no suceda. El cuadro actual podría ser simplemente un indicador de lo difícil que es obtener una patente en cada país – y por supuesto, es más difícil obtener una patente en los EE.UU. que en cualquier otro lugar, y por ese motivo parece que nuestros gastos son menos eficientes. Eso es porque no otorgamos patentes a cualquier ridícula nueva bocina de bicicleta o a un equipo de sonido portátil. Pero en realidad, el proceso de patentamiento para la mayoría de los países en la lista son más o menos equivalente – los EE.UU., Europa Occidental y Japón cuentan con procesos similares de patentes. Y Corea del Sur rechaza aproximadamente el mismo porcentaje de las patentes como en EE.UU.

Menos es más

Vamos a una situación más sutil. Tenga en cuenta Corea del Sur concentra sus inversiones en I+D en electrónica de consumo – y empresas como Samsung y LG están entre los más frecuentes contribuyentes de patentes del mundo. Los EE.UU., por su parte, inventa una cantidad decente de la tecnología EC – pero también gasta grandes cantidades de dinero en productos farmacéuticos y biotecnológicos. Estos conllevan una investigación mucho más costosa: A diferencia de por ejemplo, teléfonos celulares, donde $ 1 mil millones en investigación pudiera producir cientos de patentes, $ 1 mil millones en investigación farmacéutica podría ser sólo dinero suficiente para traer un solo medicamento al mercado (con sólo un puñado de patentes) . Y los EE.UU. es de lejos el líder mundial en investigación biotecnológica y farmacéutica.

¿Es eso algo bueno?

Por supuesto que no. Las empresas estadounidenses de biotecnología saben desde hace tiempo que la parte de la torta en los beneficios se encuentra en vender esas innovaciones en el agrandado, derrochador e irracional sistema de salud  propio [que parece que todo el mundo sabe, menos USA, que es un negocio y una maquina de hacer dinero que excluye socialmente / Recuerden el Obama Care y todos los intereses que estan deteniendo su aplicacion]. De hecho, la ineficiencia es una de las razones de que existan enormes beneficios farmacéuticos en los EE.UU.: Nuestro sistema gasta con frecuencia cientos de dólares en prescripciones en medicamentos nuevos, pagando el nombre de marca de nuevos medicamentos que no son más efectivos que los anteriores que podrían costar centavos.

Las Innovaciones aumentar la competitividad global de un país sólo si en última instancia, estas están dirigidas a productos que serán exportados. Gastar una tonelada de dinero en medicamentos que se venderán a nosotros mismos, no hacen más dinámica nuestra economía.

Es realmente preocupante que se gaste tanto dinero en investigaciónes que no pueden ser convertidos en productos rompedores. Por lo tanto, uno debe preocuparse por la tabla de arriba – pero simplemente no por las razones obvias o que puedan concluirse a simple vista.

Para quien le interese investigar mas puede meterse aqui a consultar decenas de graficos y estadisticas sobre patentes: http://www.wipo.int/ipstats/en/statistics/patents/wipo_pub_931.html#i1

Para quien le interese investigar mas puede meterse aqui a consultar decenas de graficos y estadisticas sobre patentes: http://www.wipo.int/ipstats/en/statistics/patents/wipo_pub_931.html#i1

 

Opinión

Despues de este artículo tan en primera persona pero que destaca un aspecto muy interesante de la innovación se podría decir que la innovación es dificil de cuantificar, pero sí hay signos que podrían denotar el buen camino en la investigación y desarrollo:

  • Focalizar la innovación en campos industriales cuyos productos estén enfocados a un mercado externo o sean facilmente exportables.
  • Focalizar los esfuerzos innovadores en proyectos de investigación y desarrollo de corto y mediano plazo.
  • Concentrar esfuerzos en la innovación evolutiva
  • Minimizar la burocracia y agilizar los procesos en el registro y patentamiento.

Hay que tener en cuenta, que no se hace referencia aquí a la innovación de bienes inmateriales, digitales como software, aplicaciones, producciones innovadoras en medios y otros ámbitos que no están apegados a una patente como lo hacen otro tipo de bienes. Y que la gran coyuntura actual es renovar la industria basada en el petróleo, adecuándola a un nuevo tipo energía para que, al final, Estados Unidos siga liderando la ecuación y no se sienta herida con este tipo de infografías…