Prefacio para mi ego

Después de muchos blogs, de muchos sitios y de muchos emprendimientos, algunos de los cuales sigo llevando a cabo con exito por suerte, he decidido comenzar a escribir en primera persona,  simplemente con nombre y apellido y con mi tono. Contando un poco más el detrás de escenas de muchas cosas en las que me involucro o voy a involucrarme. Intentando aportar mis limitados conocimientos y expresar ideas. En definitiva, tomar nota de mi entorno, y al tomar nota uno debe parar por un momento, analizar y ordenar los conceptos. Eso para mi es de gran ayuda porque profundiza en mi cosas que, de otro modo, se perderian en el ruido y serian tapadas por miles de impactos e informacion a la cual me someto dia a dia.  Quedo siempre abierto a los comentarios, las opiniones y discusiones. Tambien a establecer contactos, a hacer o pensar juntos proyectos en pro de realizar cosas para mejorar nuestra realidad.

Escribiendo con nombre

Escribir de esta forma implica algunas cuestiones o responsabilidades que uno sabiamente evita a lo largo del tiempo. Utilizando otros sitios o blogs al publicar, o utilizar una marca o seudónimo porque cada crítica, opinión, idea viene de una persona específica que la debe respaldar y mantener. Ese, creo, es el principal reto de un blog de estas características. (Un psicologo por aqui!)

El hacerse plenamente responsable de la opinión de uno frente al mundo o a quien quiera leerla es un reto que quiero superar, y espero que el tiempo me trate bien cuando dentro de unos años vuelva a leer cómo pensaba, las tonterías que decía, en qué trabajaba y qué soñaba…

Pero como “actions speak louder than words“,  es hora de terminar con tanta chachara y ponerse a trabajar. Este video explica a que me refiero con esa frase: “no tanto decir, y mas trabajar…”.
Gracias