Mirar muchos sitios de jóvenes inventores, diseñadores industriales y especialistas en packaging es una de mis actividades favoritas. Uno se encuentra con agradables sorpresas, son sitios repletos de ideas que te fuerzan a mejorar o utilizar más el pensamiento lateral. Es una especie de ¨inspiración¨ contagiosa por la empatía que genera estar rodeado de tanta calidad.

En este caso me encuentro con una brillante idea del diseñador Andrew Kim – 김승현, quien presenta un desarrollo de un envase que, a primera vista, mejora sustancialmente el impacto ecológico, lo que en inglés se denomina the carbon footprint, the human footprint, en  las botellas de Coca Cola y su família de productos, con este ejemplo, se generaría una optimización en el transporte de miles y miles de estos envases, también el reciclado y el almacenaje sale beneficiado.

Lo bueno

Me gusta mucho que las tapas o picos se puedan combinar con la botella inmediatamente superior para “esconderlo” y optimizar el espacio pero también esa situación suma mucho a favor de la higiene de las tapas y picos, uno de los puntos que poca gente toma en cuenta a la hora de transportar este tipo de alimentos o bebidas.

Lo malo

Los únicos puntos en contra que encuentro a simple vista se basan en dos conceptos que las botellas de esta marca llevan muy bien: la identidad única de sus formas a través de sus botellas Contour (r) y la ergonomía que las mismas tienen para sus usuarios que muchas veces la llevan en las manos durante un tiempo prolongado o la utilizan en la mesa donde una botella muy mojada o transpirada podría generar un verdadero lío y derrames.

El concepto

El concepto está muy bien presentado, con una infografía que complementa e enriquece mucho la idea, esto es algo muy

1000w (1) 1000w (2) 1000w (3)

Consultar artículo original: http://designfabulous.blogspot.com/2010/03/eco-coke-bottle-design.html

revisado: 2014